Prepara tus carnes asadas sin riesgos a tu salud

Monterrey es conocida por la ciudad de las montañas, pero también es conocida como la ciudad de las carnes asadas, prepara tus carnes asadas sin riesgos a tu salud y evita daños para ti y tu familia, les dejamos estos tips para los parrilleros del hogar,

Si una parrilla para asar carne se deja expuesta a la lluvia o altos niveles de humedad durante largos periodos, puede formarse óxido en su superficie.

Aunque no es agradable a la vista, un poco de óxido en la parrilla no es un motivo para preocuparse demasiado. Sin embargo, un mantenimiento adecuado puede ayudar a evitar que el problema se vuelva mayor.

El óxido puede resultar tóxico dependiendo de la cantidad que una persona ingiere. Si habías inspeccionado la parrilla visualmente y no habías visto óxido, pero había una escama o dos y terminaron cayendo en la comida, es casi seguro que no tendrás problemas.

Por otro lado, una parrilla muy oxidada puede depositar grandes cantidades de óxido en la comida, que no es muy saludable y, según el doctor Carlo Rosen, del Centro Médico Beth Israel Deaconess, puede causar daños al tracto intestinal.

“Una parrilla con óxido puede potencialmente llevar bacterias a la comida, lo que conduce a enfermedades como el tétanos”, explica.

Una buena manera de prevenir la formación de óxido es asegurarse de retirarlo (raspándolo) cada vez que uses el asador y aplicar una capa de aceite que cubra en todo momento. Luego de limpiarlo a fondo, utiliza un spray para rociar la parrilla con aceite y, de esa manera, evitar que se oxide.

Luego, después de utilizarla, debes limpiar los restos de carbón y de alimentos, pero no te preocupes por limpiarla a fondo hasta la próxima vez que tengas que utilizarla. El aceite liberado naturalmente por los alimentos cubrirá la parrilla y la protegerá del óxido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *