El fin de la era de los reinos autónomos de la UANL

En este mes de febrero se publicó que preparatorias y facultades de la UANL reciben ingresos por más de 3 mil 300 millones de pesos al año por cuyo uso no tienen que rendir cuentas a la Auditoría Superior del Estado.

La figura de Universidad Autónoma, donde por un lado recibe dinero de los que pagamos impuestos pero sin tener que rendir cuentas por ese recurso, hoy en día queda obsoleta, la confianza que le hemos dado a estas Instituciones a ocasionado un nido de corrupción y mediocridad que a continuación desgloso el porque: Las Facultades y Preparatorias de la UANL edificaron con el tiempo el esquema perfecto para conseguir riqueza dentro de la escasez de recursos financieros del estado de Nuevo León.

En este esquema de riqueza están coludidos maestros, alumnos, directivos. El alumno sabe que si guarda silencio y sigue las instrucciones lo premiarán con un título, el Maestro sabe que si los alumnos pasan su curso representará en un futuro tener más grupos y por ende mas poder adquisitivo, si casi no tiene alumnos reprobados, significará que sus conocimientos los sabe transmitir de manera exitosa.

El truco esta en dar tantas oportunidades a los alumnos de pasar una materia, el alumno al iniciar el curso sabe que puede llegar a tener hasta 5 oportunidades para aprobar, sólo lo que necesita es dinero..y así el alumno va a la Facultad pero sin echarle todos lo kilos, hace como que estudia, el Maestro le pasa asistencia y hace como que enseña, los Directivos, ellos mientras el alumno pague por la segunda, tercera, cuarta oportunidad y reciban ese dinero extra, con eso basta para jugarla de cómplice.

Llegó el tiempo de exigirles rendición de cuentas, se requiere información particular de cada facultad y preparatoria, digamos no a los reinos educativos autónomos, la era de la colaboración, apertura y transparencia les toca a la puerta de sus dominios y parece que no desean escuchar.
A la hora de proteger sus dineros los Directivos de la UANL se vuelven unos políticos salvajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *