Congreso de Nuevo León rechaza cuentas públicas de exgobernadores y exalcaldesa

 

Monterrey NL.

El Congreso de Nuevo León rechazó en comisiones cuentas públicas de los exgobernadores priistas Natividad González Parás y Rodrigo Medina de la Cruz, así como de la anterior alcaldesa regia, Margarita Arellanes Cervantes.

A Natividad le objetaron nueve, a Rodrigo 99 y a Margarita otras dos, de un total de 239 que fueron dictaminadas el lunes por la Comisión de Hacienda.

De Medina de la Cruz, quien fuera mandatario en el sexenio 2009-2015, fueron rechazados los estados financieros de los años 2013 y 2014, así como de organismos y fideicomisos diversos, por causas como sobrecostos, pagos dobles, así como irregularidades en la asignación de estímulos a la armadora de automóviles surcoreana KIA.

A González Parás, quien estuvo al frente de la entidad entre el 2003 y 2009, los integrantes de la comisión que preside el priista Eugenio Montiel Amoroso le impugnaron estados financieros de organismos descentralizados.

La Primera de Hacienda, liderada por el también priista Juan Espinoza, rechazó las cuentas públicas de dos años de la panista Arellanes Cervantes, quien gobernó Monterrey en el trienio 2012-2015.

Actualmente, tanto la exedil como el anterior gobernador se encuentran vinculados a proceso, por acusaciones de uso indebido de funciones, en casos separados relacionados con el desvío de recursos del erario, por los que fueron acusados por la Fiscalía Anticorrupción, de la Procuraduría nuevoleonesa.

Se espera que las cuentas públicas sean presentadas en el pleno el miércoles, cuando serán celebrados dos períodos extraordinarios, y en caso de ser rechazadas, se turnarían a la Auditoría Superior del Estado, que podría deslindar responsabilidades en contra de los servidores públicos responsables de las irregularidades detectadas.

El coordinador de la bancada del PRI, Marco Antonio González, destacó que tras la jornada de dictámenes, que abate el rezago de cuentas públicas en el Congreso Local, se demostró que en la fracción no serán cómplices de tropelías cometidas en detrimento del erario.

“Somos una bancada que realmente quiere hacer un cambio estructural para el bien de Nuevo León. Se había especulado que íbamos a usar viejas tácticas. Hoy fuimos testigos que hicimos las cosas transparente pero sobre todo que logramos consenso en algunas y otras no. Finalmente la democracia es la que manda en el Congreso”, enfatizó.

Por su parte, Arturo Salinas, líder de la fracción albiazul mencionó que los diputados están dispuestos a reflejar, con su voto, el sentir de la población.

“El Congreso de Nuevo León está dando un paso muy importante hacia la fiscalización, hacia el combate a la corrupción y, sobre todo, al castigo de todos aquellos funcionarios que han sido cuestionados por las autoridades y, sobre todo, por los ciudadanos”, dijo.

Mencionó que ahora le corresponde a la Auditoría abrir expedientes y, en caso de encontrar responsabilidad penal, presentar la respectiva denuncia a la procuraduría estatal.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *