Carrier regresa empleados a Nuevo León

Carrier ignorará las amenazas de Donald Trump y abrirá 300 nuevas plazas

La empresa Carrier traerá 300 nuevos empleos a Nuevo León a través de un centro de ingeniería que desmantelará en Indiana, Estados Unidos, para montarlo en Santa Catarina, Nuevo León.

Así, la fabricante de equipos de aire acondicionado desafió la política proteccionista del presidente de EU, Donald Trump, quien apenas en noviembre de 2016 presionó a la compañía hasta que ésta anunció la cancelación de una nueva planta junto a la ya instalada en el estado.

El subsecretario de Inversión y Fomento Industrial estatal, Samuel Peña, confirmó para ABC la llegada de 300 nuevos empleos, que se convertirán en 628 antes de que concluya el presente año.

Peña dijo que en días próximos, Carrier comenzará con una campaña de reclutamiento de personal.

“Es correcto, estos empleos que están siendo transferidos (desde Indiana) ya van a estar siendo contratados acá en las plantas de Nuevo León.

“Esto es exactamente lo que pactaron ellos en Estados Unidos, en su corporativo, inclusive después que se hizo la presión pública a raíz de los señalamientos que hizo el presidente de Estados Unidos, (Donald) Trump.

“Es simplemente esa transferencia de empleos de allá de Indiana acá a Nuevo León, son los que van a ser contratados”.

Carrier, que produce aparatos de aire acondicionado y sistemas de calefacción, difundió por medio de un comunicado que eliminará al menos 300 empleos antes de su planta en la ciudad de Indianápolis, en el estado de Indiana, para trasladarlos a Nuevo León.

La empresa estadounidense recortará el resto de las vacantes antes del 22 de diciembre del presente año.

Durante su campaña electoral, el actual Presidente de Estados Unidos ejerció presión contra las plantas de dicho país, al sentenciar que aumentará los impuestos a las empresas que trasladen sus operaciones al extranjero.

Fuentes de Gobierno señalaron que Carrier abrirá un centro de ingeniería y contratará por lo menos a 240 profesionales mexicanos.

El proyecto de Carrier es mejorar el funcionamiento de los aires acondicionados para que gasten menos energía y sean más ecológicos.

La decisión de cambiar a Nuevo León el proyecto iniciaría en Indiana, donde está el cuartel general de la firma y tiene que ver con la política migratoria de Trump.

El “muslim ban”, como se conoce a la ley ejecutiva expedida por el Presidente, obliga a los musulmanes a renovar permanentemente sus visas H1 y H1B.

La mayoría de los ingenieros de Carrier son musulmanes, chinos e indios y se encuentran en riesgo permanente de deportación.

Carrier mantiene el proyecto de fabricar aires acondicionados en México, especialmente los de gran tamaño. La producción que se movió a Indiana es la de equipos medianos y pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *